log in

De Interés Ambiental

Buscar Noticias

Spanish Catalan Chinese (Traditional) Czech Dutch English French Georgian German Hebrew Hindi Hungarian Indonesian Italian Japanese Korean Portuguese Turkish Ukrainian

Agua: Llegó La Hora De Hablar En Serio

0
0
0
s2smodern

 

La verdadera riqueza de Colombia son sus fuentes hídricas. De ellas dependen todo el sector agrícola, la pesca, la industria, la ganadería y la vida de los 45 millones de colombianos. Las distintas amenazas obligan a repensar la forma en que se administra este recurso. Cuatro ideas útiles.

El río Magdalena es uno solo. Desde que nace en el Páramo de las Papas hasta que desemboca en Bocas de Ceniza y sus aguas se funden con las del mar Caribe. Su cuenca ocupa el 24 % del territorio continental del país, atraviesa 18 departamentos donde vive el 80 % de la población y se produce el 85 % del PIB nacional. El país, sin embargo, delegó su cuidado en 31 autoridades ambientales. Una fragmentación del poder sobre el río que explica, en parte, su lenta y gradual muerte.

El Magdalena es apenas el ejemplo más visible de lo que ocurre en el resto del país. Páramos, humedales, lagunas, ríos, todos los cuerpos de agua son víctimas del mismo problema político. Una cosa piensan las autoridades locales, otras las departamentales, otra distinta tienen en mente los funcionarios a nivel nacional. Esto mientras las ambiciones y planes de las empresas chocan diariamente con las necesidades de las comunidades que dependen de ellos.

Y a ese desorden hay que sumar un problema más: las amenazas ambientales, que tampoco obedecen a ninguna división política. El fenómeno de El Niño 2015-2016, el más fuerte de la historia de nuestro país, ocasionó 3.985 incendios forestales que afectaron más de 150.000 hectáreas; 318 municipios sufrieron escasez hídrica y 120 estuvieron en situación crítica; más de 260.000 hectáreas agrícolas fueron impactadas y los ríos presentaron el nivel más bajo en quince años.

El fenómeno de La Niña 2010-2011 trajo consigo lluvias por encima de los promedios históricos, lo que generó cientos de hectáreas productivas inundadas, más de tres millones de personas damnificadas (cerca del 7 % de la población) y el costo para el país fue aproximadamente de $11,2 billones (2,2 % del PIB).

Esto para no hablar del cambio climático, que según diversas proyecciones, podría hacer más extremos los eventos climáticos, provocar un aumento del nivel del mar y desencadenar un gran estrés hídrico en la región. De hecho, se estima que las pérdidas por el cambio climático equivaldrían a sufrir un fenómeno de La Niña cada cuatro años.

¿Qué puede hacer el país para poner orden en la casa y mejorar la protección y administración de sus recursos hídricos? Desde hace tres años, a través de los Encuentros por el Agua, El Espectador, Isagén y WWF, People and Earth junto con académicos, investigadores, tomadores de decisiones, políticos, funcionarios públicos, empresarios, y comunidades de base, han reflexionado sobre salidas para el problema de gobernanza del recurso hídrico.

Cuatro ideas, después de un largo camino de debate, han quedado sobre la mesa. La primera de ellas, en la que coinciden diversos actores, es la necesidad de fortalecer el Consejo Nacional del Agua. En segundo lugar, fortalecer la Secretaría Técnica de ese consejo pensando en transformarla en una agencia nacional. También es necesario actualizar la Política Hídrica Nacional. Y por último, fortalecer un Sistema de Información y Conocimiento del Recurso Hídrico bajo la sombrilla del Ideam.

A partir de estas recomendaciones, consideramos importante desarrollar una hoja de ruta con el fin de evaluar las diferentes opciones para el fortalecimiento de la gobernanza del recurso agua”, concluyeron los participantes de los Encuentros por el Agua.


Fuente: Elespectador.com


 

Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK