Menu
RSS
  • Ecopetrol, Sura y Argos se mantienen como las empresas de mayores ingresos en 2023

    Aunque Ecopetrol es la compañía que reportó mayores ingresos operacionales en 2023, no tuvo crecimiento en este rubro, con una caída de 10,2%.
    En las últimas dos semanas más empresas del país han revelado sus resultados consolidados de 2023. Entre las organizaciones que han revelado sus estados financieros están Corficolombiana, la Bolsa Mercantil y Grupo Aval.
     
    Ecopetrol se mantiene como la empresa con más ingresos del país al alcanzar $143,1 billones durante el año pasado. Continúa Grupo Sura con $35 billones, seguido de Grupo Argos, que reportó ingresos operacionales por $22,6 billones.Asimismo, Grupo Éxito y Nutresa siguen en el listado, al revelar ingresos por $21,1 y $18,9 billones, respectivamente.
     
    Sobre estos nuevos resultados, Corficolombiana aseguró la semana pasada que generó $13,4 billones, 2,53% más que en 2022. Reportaron que $5,6 billones se distribuyeron en 17.000 proveedores; $900.000 millones a 26.500 trabajadores; y $1,8 billones al Gobierno Nacional por medio de impuestos y contribuciones.
     
    La Bolsa Mercantil de Colombia reportó ingresos por $90.050 millones durante 2023, lo que significó un aumento de 13%. Sus utilidades alcanzaron $26.642 millones, un incremento de 20%. La empresa dijo que el incremento se dio en medio de un panorama de control de gastos operativos y una reducción moderada de la inflación.
     
    El panorama de crecimiento no es el mismo para los bancos del país, pues las utilidades de los establecimientos cayeron: ocho de 28 entidades quedaron con pérdidas. Grupo Aval, que tiene a Banco de Bogotá, Occidente, Popular y AV Villas, cayó -70%, pues sus ganancias llegaron a $739.000 millones. La caída se dio en medio de un año de desaceleración económica y altas tasas de interés. Además, se trata del segundo descenso más pronunciado después de Davivienda, entidad que tuvo una variación en utilidades de -118%.
     
    El sector de la construcción también se ha visto golpeado por el contexto macroeconómico. Construcciones El Cóndor reportó ingresos operacionales por $874.820 millones el año pasado, lo que significó una disminución de 0,2% respecto a 2022. Se dejaron de percibir $1.921 millones.
     
    Otra de las empresas que entregó sus resultados en el último mes fue Pei Asset Management, que cerró el año pasado en $703.000 millones en términos de ingresos.
     
    Las que más han crecido
     
    Hasta el momento Enel y Grupo Sura se mantienen como las compañías con los ingresos operacionales con más crecimiento, pues reportaron un alza de 36,9% y 21,7%, respectivamente. Ecopetrol, aunque es la empresa con los mayores ingresos del país ($143,1 billones), tuvo una caída de -10,2% en ingresos.
     
    Tecnoglass ha sido la tercera de mayor crecimiento, pues obtuvo una variación de 16%, con $3,6 billones. Continúa Pei Asset Management, empresa que obtuvo un crecimiento total de 15,3%.
     
    El listado por crecimiento sigue con Bolsa Mercantil (13%); Celsia (12,7%); Nutresa (11%); Cemargos (8,5%); Grupo Argos (6,1%); ISA (6%); ETB (5%), Corficolombiana (2,5%) y Grupo Éxito (2,4%). Mineros, por otro lado, reportó una caída en ingresos de -0,22%.
     
    Por Cristian Acosta para LaRepública.
  • Ecopetrol, Sura y Argos se mantienen como las empresas de mayores ingresos en 2023

    Aunque Ecopetrol es la compañía que reportó mayores ingresos operacionales en 2023, no tuvo crecimiento en este rubro, con una caída de 10,2%.
    En las últimas dos semanas más empresas del país han revelado sus resultados consolidados de 2023. Entre las organizaciones que han revelado sus estados financieros están Corficolombiana, la Bolsa Mercantil y Grupo Aval.
     
    Ecopetrol se mantiene como la empresa con más ingresos del país al alcanzar $143,1 billones durante el año pasado. Continúa Grupo Sura con $35 billones, seguido de Grupo Argos, que reportó ingresos operacionales por $22,6 billones.Asimismo, Grupo Éxito y Nutresa siguen en el listado, al revelar ingresos por $21,1 y $18,9 billones, respectivamente.
     
    Sobre estos nuevos resultados, Corficolombiana aseguró la semana pasada que generó $13,4 billones, 2,53% más que en 2022. Reportaron que $5,6 billones se distribuyeron en 17.000 proveedores; $900.000 millones a 26.500 trabajadores; y $1,8 billones al Gobierno Nacional por medio de impuestos y contribuciones.
     
    La Bolsa Mercantil de Colombia reportó ingresos por $90.050 millones durante 2023, lo que significó un aumento de 13%. Sus utilidades alcanzaron $26.642 millones, un incremento de 20%. La empresa dijo que el incremento se dio en medio de un panorama de control de gastos operativos y una reducción moderada de la inflación.
     
    El panorama de crecimiento no es el mismo para los bancos del país, pues las utilidades de los establecimientos cayeron: ocho de 28 entidades quedaron con pérdidas. Grupo Aval, que tiene a Banco de Bogotá, Occidente, Popular y AV Villas, cayó -70%, pues sus ganancias llegaron a $739.000 millones. La caída se dio en medio de un año de desaceleración económica y altas tasas de interés. Además, se trata del segundo descenso más pronunciado después de Davivienda, entidad que tuvo una variación en utilidades de -118%.
     
    El sector de la construcción también se ha visto golpeado por el contexto macroeconómico. Construcciones El Cóndor reportó ingresos operacionales por $874.820 millones el año pasado, lo que significó una disminución de 0,2% respecto a 2022. Se dejaron de percibir $1.921 millones.
     
    Otra de las empresas que entregó sus resultados en el último mes fue Pei Asset Management, que cerró el año pasado en $703.000 millones en términos de ingresos.
     
    Las que más han crecido
     
    Hasta el momento Enel y Grupo Sura se mantienen como las compañías con los ingresos operacionales con más crecimiento, pues reportaron un alza de 36,9% y 21,7%, respectivamente. Ecopetrol, aunque es la empresa con los mayores ingresos del país ($143,1 billones), tuvo una caída de -10,2% en ingresos.
     
    Tecnoglass ha sido la tercera de mayor crecimiento, pues obtuvo una variación de 16%, con $3,6 billones. Continúa Pei Asset Management, empresa que obtuvo un crecimiento total de 15,3%.
     
    El listado por crecimiento sigue con Bolsa Mercantil (13%); Celsia (12,7%); Nutresa (11%); Cemargos (8,5%); Grupo Argos (6,1%); ISA (6%); ETB (5%), Corficolombiana (2,5%) y Grupo Éxito (2,4%). Mineros, por otro lado, reportó una caída en ingresos de -0,22%.
     
    Por Cristian Acosta para LaRepública.
  • Esto es lo que gana la Nación con cada dólar que aumentan los precios del petróleo

    Por el alza del precio del Brent, Acipet estima que pueden ingresar $2 billones más en el cuarto trimestre en el país.
    Con la evolución del conflicto en Oriente Medio, el precio del petróleo Brent subió por encima de US$90 el barril y ayer cerró sobre los US$91. En ese contexto, Colombia podría tener mayores ingresos por exportaciones de este hidrocarburo, pues se podrían adicionar hasta $2,07 billones a las arcas de la Nación.
     
    Y es que, según un estudio realizado en 2021 por la Dirección de Política Macroeconómica del Ministerio de Hacienda, por cada dólar que sube el barril de petróleo Brent, al Estado le entran US$130 millones. Mientras que Corficolombiana estima que el monto en el que suben los ingresos está cercano a los $350.000 millones cuando el precio del crudo aumenta un dólar.
     
    Los cálculos
     
    En el Marco Fiscal de Mediano Plazo, Mfmp, el Ministerio de Hacienda preveía un precio promedio del petróleo Brent de US$78,6 para 2023, pero con el aumento por encima de los US$90, hoy Colombia estaría recibiendo 15% adicional de ingresos por cada barril, según cálculos de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, Acipet.
     
    Si se hace el mismo ejercicio para 2024, el ingreso adicional sería de 21% por cada barril producido, ello teniendo en cuenta que en el Mfmp el Ministerio preveía un barril de Brent a US$74,5, en promedio.
     
    “Ahora, suponiendo que la exportación mensual se mantiene en 14,4 millones de barriles (Cifras Dane en agosto 2023), para este año esto equivaldría a un adicional de US$164,2 millones mensuales, y para 2024 un adicional de US$223,2 millones mensuales”, explicó Luis Guillermo Acosta, director ejecutivo de Acipet.
     
    Esta proyección, cabe aclarar, solo incluye las exportaciones. “Hay que adicionar a esto regalías impuestos, etc.”, dijo el experto, quien agregó que “por lo anterior es imperativo que el Gobierno Nacional garantice la producción del sector, bajo los pilares fundamentales de certidumbre jurídica y ambiental, como también de la seguridad física de la infraestructura (campos, pozos, facilidades, entre otros) y transporte de los hidrocarburos”.
     
    El presidente de la Fundación Xua Energy, Julio César Vera, explicó que “el precio es volátil y toca ir haciendo los análisis respectivos. Este precio estará muy influenciado por lo que pase a nivel global con los conflictos ruso-ucraniano y el israelí-palestino como tal”.
     
    Aunque el aumento en el precio del Brent aumenta los ingresos de la Nación por el lado de las exportaciones, los expertos también señalaron que puede haber un impacto directo en el precio de los combustibles y, por lo tanto, en los subsidios a la gasolina y el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios a los Combustibles, Fepc.
     
    “Son buenas y desafortunadas noticias. La buena noticia es que el país va a recibir más ingresos por las exportaciones de petróleo, recordando que el año anterior exportamos, entre petróleo y derivados, más de US$19.000 millones”, pero, por el otro lado, dijo que “igualmente se distancia el precio de los combustibles en las estaciones de servicio con respecto al precio internacional; y el Fepc empieza, entonces, a generar unos valores adicionales de subsidios que tienen que recuperarse en el corto plazo, de acuerdo con la política pública del Gobierno”, explicó Nelson Castañeda, presidente ejecutivo de Campetrol.
     
    Castañeda agregó que, si los precios del barril de petróleo de referencia Brent se mantienen por encima de los US$90, es probable que se tenga que subir, aún más, el precio del galón de gasolina corriente. “Es muy probable, pero teniendo en cuenta la tasa de cambio”.
     
    En cuanto al diesel, Vera indicó que “este cambio en los precios del petróleo hacia el alza también podría tener un efecto directo en los precios de los combustibles y que el Estado termine asumiendo mayores subsidios, en especial al diesel, donde el Gobierno ha anunciado que antes de febrero del próximo año no realizaría ningún ajuste, lo cual podría significar en la práctica que lo que se gane por un lado vía el precio del petróleo se termine perdiendo en gran medida por los subsidios a los combustibles”.
     
    Por Carolina Salazar para LaRepública.
  • Las decepcionantes ganancias de Saudi Aramco son el menor de sus problemas

    Puede parecer contrario a la intuición caracterizar los ingresos netos de 119 540 millones de SAR (31 880 millones de dólares estadounidenses) del primer trimestre de Saudi Aramco como malos, pero, en el contexto de lo que es la empresa, lo son. No es tanto la caída del 19 por ciento en los ingresos netos lo que preocupará a los expertos observadores del mercado petrolero. Parte de eso puede explicarse por la caída de los precios del petróleo durante el trimestre. Más bien preocupante es que el resultado provino de la compañía insignia de petróleo y gas del tercer productor de petróleo crudo más grande del mundo con un casi monopolio en sus campos petroleros. Estos campos tienen un 'costo de extracción' promedio (el precio de extraer un barril de petróleo del suelo, sin incluir los gastos de capital) de US$1-2 por barril. Este es el más bajo del mundo, junto con los campos petroleros de Irán e Irak. 
    Estas preguntas fueron razones clave por las que ninguna bolsa de valores occidental importante permitiría que Saudi Aramco cotizara en ellas. Esto fue a pesar de que una cotización de tan alto perfil era uno de los puntos de venta clave del príncipe heredero Mohammed bin Salman (MbS) para los saudíes de alto nivel cuando les presentó por primera vez la idea de una parte flotante de Saudi Aramco. A mediados de la década de 2010, el entonces Príncipe Heredero Adjunto MbS vio la oferta pública inicial (IPO) de Saudi Aramco como una parte central de su estrategia para usurpar el puesto de Príncipe Heredero de Muhammed bin Nayef. En teoría, la idea tenía varios factores positivos que beneficiarían a MbS. Primero, podría recaudar una gran cantidad de dinero, parte del cual podría usarse para compensar el efecto económicamente desastroso en Arabia Saudita de la guerra de precios del petróleo de 2014-2016, como se analiza en mi nuevo libro sobre el nuevo orden mundial del mercado petrolero  .. En segundo lugar, podría impulsar la reputación de Arabia Saudita y la amplitud y profundidad de sus mercados de capital. Y tercero, el dinero proveniente directamente de la venta y del aumento del capital de los mercados de capitales saudíes podría usarse como parte del 'Programa Nacional de Transformación' 2020, que a su vez forma parte del plan de desarrollo 'Visión 2030' de Arabia Saudita. Esto buscó diversificar la economía del Reino lejos de su dependencia de las exportaciones de petróleo y gas. Después de unos meses de discusiones adicionales, MbS aseguró a los altos funcionarios saudíes que podía garantizar la salida a bolsa del 5 por ciento de la empresa, que creía que recaudaría al menos 100.000 millones de dólares en fondos muy necesarios para Arabia Saudita. También haría que la oferta pública inicial de Saudi Aramco fuera la más grande de la historia. Esto, a su vez, colocaría una valoración de toda la empresa de al menos 2 billones de dólares. Además, dijo MbS.
     
    Sin embargo, mirar a Saudi Aramco con más profundidad, incluso en el gigantesco prospecto previo a la salida a bolsa, planteó más preguntas que respuestas para los inversores occidentales. Para empezar, las cifras de producción de petróleo crudo que Arabia Saudita había presentado durante mucho tiempo como un hecho no eran tal cosa. Lejos de poder producir 10, 11 o 12 o más millones de barriles por día (bpd), Arabia Saudita luchó por producir algo más de 9 millones de bpd. Para ser exactos: desde el 1 de enero de 1973 hasta el lunes 15 de mayo de 2023, la producción promedio de petróleo crudo de Arabia Saudita fue de 8,252 millones de bpd. Esto significaba que la igualmente cacareada capacidad excedente del país de alrededor de 2 millones de bpd tampoco era cierta, ya que se basaba en una capacidad de producción de petróleo crudo de referencia falsa.
     
    Además, preocupantes entonces y ahora son las afirmaciones igualmente fantásticas de Arabia Saudita sobre sus reservas de petróleo. Específicamente, a principios de 1989, el país reclamaba reservas probadas de petróleo de 170 mil millones de barriles. Solo un año después, y sin el descubrimiento de nuevos yacimientos petrolíferos importantes, reclamó reservas probadas de petróleo de 257.000 millones de barriles, un aumento del 51,2 por ciento. Poco después, las reservas probadas de petróleo de Arabia Saudita volvieron a aumentar milagrosamente, esta vez a poco más de 266 000 millones de barriles, nuevamente sin que se descubrieran nuevos yacimientos petrolíferos importantes. Las reservas probadas de petróleo aumentaron una vez más en 2017, a 268.500 millones de barriles, nuevamente sin que se descubrieran nuevos hallazgos importantes de petróleo. Al mismo tiempo que se anunciaban estos incrementos, el país extraía en promedio 8.162 millones de bpd. Por lo tanto, desde 1990 (año en el que las reservas probadas de petróleo de Arabia Saudita aumentaron de 170 000 millones de barriles a 257 000 millones de barriles), hasta 2017 (año en el que Arabia Saudita afirmó tener reservas probadas de petróleo de 268 500 millones de barriles), Arabia Saudita se había retirado físicamente del tierra para siempre un promedio de poco más de 2.979 millones de barriles de petróleo crudo cada año. La cantidad total de crudo extraído de forma permanente desde principios de 1990 hasta principios de 2017 fue, entonces, de 80.430 millones de barriles. En resumen, de 1990 a 2017, el número oficial de reservas de petróleo crudo de Arabia Saudita había aumentado 98,500 millones de barriles, a pesar de que no hubo nuevos hallazgos de petróleo y se extrajeron físicamente 80,43 barriles para siempre. 5 mil millones de barriles), Arabia Saudita había extraído físicamente del suelo para siempre un promedio de poco más de 2.979 mil millones de barriles de petróleo crudo cada año. La cantidad total de crudo extraído de forma permanente desde principios de 1990 hasta principios de 2017 fue, entonces, de 80.430 millones de barriles. En resumen, de 1990 a 2017, el número oficial de reservas de petróleo crudo de Arabia Saudita había aumentado 98,500 millones de barriles, a pesar de que no hubo nuevos hallazgos de petróleo y se extrajeron físicamente 80,43 barriles para siempre. 5 mil millones de barriles), Arabia Saudita había extraído físicamente del suelo para siempre un promedio de poco más de 2.979 mil millones de barriles de petróleo crudo cada año. La cantidad total de crudo extraído de forma permanente desde principios de 1990 hasta principios de 2017 fue, entonces, de 80.430 millones de barriles. En resumen, de 1990 a 2017, el número oficial de reservas de petróleo crudo de Arabia Saudita había aumentado 98,500 millones de barriles, a pesar de que no hubo nuevos hallazgos de petróleo y se extrajeron físicamente 80,43 barriles para siempre. 
     
    Los inversionistas occidentales también estaban profundamente preocupados de que Saudi Aramco estuviera siendo utilizada como fuente de ingresos para una variedad de otros proyectos no relacionados con los hidrocarburos ideados por los principales saudíes, MbS y sus asesores. Hubo financiación para múltiples proyectos socioeconómicos, incluida la creación de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdullah. También hubo preocupaciones soberanas más amplias sobre Arabia Saudita que se reflejaron en un contexto de riesgo negativo para la salida a bolsa de Saudi Aramco. De manera crucial en este contexto, el 28 de septiembre de 2017, el Congreso de EE. UU. anuló el veto del expresidente Barack Obama a la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo, lo que hizo posible que las familias de las víctimas demandaran al gobierno de Arabia Saudita. A las pocas semanas de esto, hubo siete juicios importantes en tribunales federales alegando el apoyo y la financiación del gobierno saudita para el ataque terrorista del 11 de septiembre en los EE. En 2010, varios medios de comunicación publicaron documentos que destacaban tales vínculos potenciales entre Arabia Saudita y varias organizaciones terroristas. Uno de ellos fue un memorando clasificado filtrado de la entonces secretaria de Estado de EE. UU., Hilary Clinton, en el que advertía que los donantes en Arabia Saudita eran: “La fuente más importante de financiación para los grupos terroristas sunitas en todo el mundo”. varios medios de comunicación habían publicado documentos que destacaban tales vínculos potenciales entre Arabia Saudita y varias organizaciones terroristas. Uno de ellos fue un memorando clasificado filtrado de la entonces secretaria de Estado de EE. UU., Hilary Clinton, en el que advertía que los donantes en Arabia Saudita eran: “La fuente más importante de financiación para los grupos terroristas sunitas en todo el mundo”. varios medios de comunicación habían publicado documentos que destacaban tales vínculos potenciales entre Arabia Saudita y varias organizaciones terroristas. Uno de ellos fue un memorando clasificado filtrado de la entonces secretaria de Estado de EE. UU., Hilary Clinton, en el que advertía que los donantes en Arabia Saudita eran: “La fuente más importante de financiación para los grupos terroristas sunitas en todo el mundo”. 
     
    Dados estos y muchos otros factores negativos, MbS no pudo atraer ningún interés significativo de los inversionistas occidentales en la oferta pública inicial de Saudi Aramco, por lo que se preparó el escenario para una serie de eventos que definen en parte el nuevo orden mundial del mercado petrolero, como se analiza en mi nuevo libro  sobre ese tema. Uno de ellos fue una oferta para salvar las apariencias de MbS de China que nunca ha olvidado y que ha apuntalado la deriva de Arabia Saudita hacia China desde entonces. Otro fue la aceleración del alejamiento de Arabia Saudita de los EE. UU. y hacia Rusia, que se había ido acelerando desde el final de la Segunda Guerra de Precios del Petróleo en 2016. Aún más específicamente para Saudi Aramco, significó que MbS tenía que ofrecer incentivos masivos a los inversores. para comprar cualquiera de la oferta pública inicial. Uno de ellos fue una garantía del gobierno saudí de que, pasara lo que pasara, pagaría un dividendo de 75.000 millones de dólares en 2020, dividido en partes iguales en pagos de 18.750 millones de dólares cada trimestre. Lo que empeora ahora es que, junto con los resultados del primer trimestre de 2023, el director ejecutivo de Saudi Aramco, Amin Nasser, dijo que la compañía está buscando introducir dividendos adicionales vinculados al rendimiento.
     
    Sin embargo, puede ser que contar esos números en última instancia equivalga a tratar de calcular cuántos ángeles pueden bailar en la cabeza de un alfiler. Dado el creciente antagonismo entre los EE. UU. y Arabia Saudita que también define en parte el nuevo orden mundial del mercado petrolero, como analizo en mi nuevo libro sobre el tema, la posibilidad de la introducción final de la 'Ley de Cárteles de No Producción y Exportación de Petróleo' (NOPEC ) podría ser el final de Saudi Aramco en su forma actual. NOPEC abriría el camino para que los gobiernos soberanos sean demandados por precios depredadores y cualquier incumplimiento de las leyes antimonopolio de EE. UU. La OPEP es un cartel de facto, Arabia Saudita es su líder de facto y Saudi Aramco es la compañía petrolera clave de Arabia Saudita. La promulgación de NOPEC significaría que el comercio de todos los productos de Saudi Aramco, incluido el petróleo, estaría sujeto a la legislación antimonopolio, es decir, la prohibición de ventas en dólares estadounidenses. Además, podría significar la eventual división de Aramco en compañías constituyentes más pequeñas que no son capaces de influir en el precio del petróleo.
     
    Por Simon Watkins para Oilprice.com
  • Proyecciones estiman que las utilidades de Ecopetrol en 2023 podrían bajar 41,9%

    La producción de petróleo habría crecido $142,5 billones es la expectativa de ingresos más optimista para el dato acumulado.
    La petrolera más grande del país, Ecopetrol, revelará esta tarde sus resultados financieros del cuarto trimestre de 2023 y del año acumulado, razón por la que los analistas y centros de estudios económicos lanzaron sus apuestas, como Davivienda Corredores, Investigaciones Bancolombia, Casa de Bolsa, y Corficolombiana.
     
    Allí, así como hay aspectos positivos, hay datos que se proyectan a la baja, como los ingresos y utilidades, que tanto en el trimestre como en el año tuvieron variaciones negativas.
     
    En cuanto a la utilidad neta, solo Davivienda Corredores cree que la variación trimestral frente a 2022 será positiva (0,40%), con $6,87 billones, a diferencia de Corficolombiana que ubica las ganancias en $4,1 billones, bajando 40,6% frente a 2022.
     
    En ingresos, las cuatro entidades consultadas ubican el dato con variaciones negativas, siendo la más optimista Corficolombiana, que indicó que Ecopetrol en el último trimestre del año pasado tendría ingresos por $34,9 billones (-12%), y la más pesimista Davivienda Corredores, con ingresos proyectados en $32,7 billones (-17,4), cifras inferiores a los $39,6 billones logrados en el último trimestre de 2022.
     
    Estas movidas, según Davivienda Corredores, podrían estar explicadas por un menor precio en el Brent. Sin embargo, se destaca que la producción continuaría aumentando.
     
    En línea con ello, Davivienda Corredores ve unos ingresos totales de 2023 en $142,5 billones, mientras que Bancolombia ubica la cifra de la petrolera en $141,06 billones.
     
    Finalmente, dentro de los datos más positivos están las expectativas de producción de petróleo, en las que las dos comisionistas que hicieron el análisis determinaron que para el último trimestre de 2023 puede haber una producción promedio de 742.000 bped, 3% arriba del dato de 2022.
     
    Por Karen Mora para LaRepública.