log in

De Interés económico

Opinión: ¿Y la inversión extranjera?

0
0
0
s2sdefault
Positivo el objetivo del Gobierno de adecuar la política de atracción de inversión a las nuevas tendencias y fortalecer el propósito de crecer la IED.Positivo el objetivo del Gobierno de adecuar la política de atracción de inversión a las nuevas tendencias y fortalecer el propósito de crecer la IED.La inversión extranjera directa (IED) tiene efectos positivos. Además de incrementar la inversión del país, que repercute en un mayor potencial de crecimiento del PIB, es un instrumento de transferencia de tecnología, fuente de generación de empleo y, en ocasiones, facilitadora de la inserción en las cadenas globales de valor.
 
Por estas razones, los gobiernos diseñan políticas específicas y compiten en la atracción de IED, como complemento del ahorro doméstico. En Colombia, el ahorro promedia el 17% del PIB, mientras que la inversión oscila alrededor del 23%. Para crecer más, debería acercarse a los registros de países como Corea (29%), India (32%), Indonesia (34%) y China (45%).
 
Colombia existe en el radar de los inversionistas internacionales. Gracias a la política de confianza inversionista del presidente Uribe y a los TLC negociados, que brindan estabilidad en las reglas de juego a los inversionistas, los flujos crecieron desde US$2.000 millones anuales a comienzos del siglo, hasta más de US$13.000 millones. 
 
En 2019 la buena noticia es el repunte que está registrando la IED. En el primer trimestre, en la balanza de pagos la entrada de IED sumó US$3.335 millones, con un incremento de 68% anual. 
 
Se observa, por un lado, que más del 50% va para actividades no extractivas, y, por otro, que el notable aumento también se da en actividades diferentes a petróleo y minería; por ejemplo, en industria se multiplica por cuatro, igual que en electricidad, gas y agua. En agricultura, la cifra es relativamente pequeña (US$74 millones), pero es el monto más alto para este sector en un primer trimestre.
 
Para el país es vital fortalecer la tendencia creciente de la IED en los sectores de más valor agregado, porque su impacto es mayor en toda la economía. Diversas medidas adoptadas por el gobierno del presidente Duque apuntan en esa dirección.
 
Cabe mencionar la Ley de Financiamiento, que estableció incentivos tributarios para actividades agropecuarias, la economía naranja, hotelería y turismo, y fuentes alternativas de energía eléctrica. Además, la tarifa del impuesto de renta para las megainversiones superiores a US$300 millones, que creen más de 250 empleos, quedó en 27%. 
 
También contribuye al aumento de la inversión, tanto nacional como extranjera, la eliminación del IVA a la adquisición de bienes de capital. Como complemento se están trabajando otras medidas, como el establecimiento de una ventanilla única del inversionista, para facilitar trámites y brindar atención preferencial al empresario. 
 
Además, se está diseñando el proyecto de zonas francas 2.0 para enfocarlas hacia inversión en tecnología e innovación, aumentos de la productividad y vinculación a cadenas globales de valor.
 
El balance del primer año del Gobierno Duque, mostró que esta variedad de instrumentos empieza a mostrar resultados, como la llegada de 179 proyectos de IED por un monto de US$6.307 millones, que van a tener impacto positivo en 53 municipios y pueden generar 62.000 empleos. 
 
Colombia debería ponerse por meta llegar a flujos anuales de US$20.000 millones en inversión extranjera en donde la inversión dedicada a las industrias extractivas no sea de mas de un 30%. Ese esfuerzo sumado a las demás políticas, le permitirán a Colombia lograr tasas de crecimiento por encima de un 4% en un entorno internacional cada vez más complejo. 
 
Luis Guillermo Plata
Exministro de Comercio, Industria y Turismo
 
 
PORTAFOLIO.CO
 
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK