Menu
RSS
 

Carbón y petróleo, una oportunidad económica para Colombia en tiempos de crisis mundial

0
0
0
s2sdefault

El alza en los precios de las fuentes tradicionales de energía puede ser aprovechada por Colombia, pero también debe pensar no solo en garantizar su demanda energética, sino renovarla frente al cambio climático.

Una crisis energética se viene presentando en los países desarrollados debido a la pandemia y a alzas en los precios de gas, lo cual ha obligado a realizar una para en la transición energética y mientras en algunas latitudes la situación representa una gran preocupación y han tenido que recurrir a combustibles como el carbón.

En algunos países existe alarma porque se avecina el invierno y puede presentarse desabastecimiento, también las grandes fábricas no cuentan cómo mover toda su maquinaria productiva, y antes de que cunda el pánico se buscan opciones.

China, el gran gigante asiático, ha parado muchas plantas y su proceso de descarbonización lo muestra con poco inventario, la situación se repite en India y esto ha motivado un alza en los precios del carbón utilizado para la generación de energía eléctrica.

El precio del carbón se ha triplicado en solo 5 meses y el alza del petróleo superó los 83 dólares, pero mientras unos sufren, otros, como Colombia, pueden aprovechar la situación para beneficiarse con el “estrés energético” que se presenta en el mundo.

Quienes extraen las materias primas aprovechan al máximo el auge de los precios de los energéticos y de la electricidad, aunque se estima que a partir del próximo año los precios vuelvan a bajar.

La comercialización del petróleo en el mercado internacional llegó a 7.888 millones de dólares entre enero y agosto y las estimaciones del gremio petrolero, por el aumento de entre 20.000 y 50.000 barriles diarios en la producción de petróleo y el mayor precio, tendría para el Gobierno nacional entre uno y dos billones más de renta petrolera que no estaban previstos.

Colombia puede “sacarle el jugo” a la situación vendiendo bien en el mercado internacional tanto petróleo como crudo, y de acuerdo con las estimaciones del Ministerio de Minas y Energía, esto no traería desabastecimiento en el país.

En el país también creció la demanda energética y se espera que no se sufra de ese estés que se padece en otras latitudes, pero también se advierte que Colombia debe entender que debe haber complementariedad entre las fuentes convencionales de energía y las renovables.

Colombia debe estar atenta y robustecer su matriz energética diversificada teniendo en cuenta el cambio climático, pero con lo que vive el mundo, se debe aprovechar la situación y lograr una buena renta con la venta de carbón y petróleo sin descuidar la demanda interna, la cual ha aumentado y debe garantizarse para poder lograr un buen camino para la reactivación mientras se vive la pandemia y mientras se planea los tiempos posteriores a ella.

Fuente: Colombia.com