Menu
RSS
 

Sube el precio del petróleo: alivio momentáneo para Minhacienda y los viajeros

0
0
0
s2sdefault
Ministro de Hacienda Mauricio CárdenasMinistro de Hacienda Mauricio CárdenasAnimado por toda clase de chismes y rumores, el último día de noviembre no era uno para estar tranquilo en el volátil mercado del petróleo. El centro del torbellino estaba en la anunciada reunión de los productores de Opep en Viena, a donde llegaban para poner sobre la mesa y con números el milagro alcanzado en Argelia dos meses antes. Los escépticos eran los más, conociendo las rivalidades políticas, sociales y hasta religiosas de los miembros del cartel. Pero un nuevo milagro saltó a los cuatro vientos cuando uno de los presentes le cantó soto voce a Reuters que se había logrado lo impensable: ponerse de acuerdo sobre el recorte de la producción de 1,2 millones al día, hasta 32,5 millones de barriles. La euforia se apoderó entonces de los mercados y los computadores empezaron a registrar aumentos hasta de 8 % en los alicaídos precios del Brent y 7 % en el WTI. En Colombia la euforia se tradujo en un dólar $80 más barato ($3 085,02) que representó una apreciación del peso de 2,5 % en un día. En el Ministerio de Hacienda se vislumbró una cierta sonrisa.
 
El camino al consenso fue muy difícil, con precios a la mitad de hace dos años: poner a 14 de acuerdo sobre cómo repartir los recortes era casi una misión imposible. En ocho años no se había podido. Para empezar, la vieja rivalidad entre Arabia Saudita e Irán. Mientras Riad busca ser el primero en el mercado, y sacar de taquito a los nuevos rivales de la fracturación hidráulica estadounidenses, para lo cual montó hace dos años esta estrategia que alcanzó a llevar hasta 20 dólares los precios del crudo, en Teherán se busca recuperar la influencia perdida por el embargo sancionatorio de sus proyectos nucleares.
 
Para salvar el acuerdo en Viena, Arabia Saudí aceptó “darse el lapo” y de los 1,2 millones del recorte, contribuirá con unos 500.000 bpd -bombeará 10,06 millones de bpd.- mientras Irán aumentará levemente su producción desde los niveles de octubre. Clara victoria para Teherán. Los aliados saudíes, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar lo rebajarán en un total de 300.000 bpd. E Irak, que había estado pidiendo una mayor producción para financiar el combate con Isis, decidió sorpresivamente rebajar el bombeo en 200 000 bpd.
 
Ahora los no-Opep. Según Mohammed bin Saleh al Sada, el ministro catarí de Energía e Industria, quien dirigió la reunión, los productores fuera del cartel contribuirán con 600 000 barriles, de los cuales 300 000 corresponderán a Rusia. Con ellos se reunirán el 9 de diciembre para dejar en firme lo acordado. Así las cosas, saldrían del mercado 1,8 millones de bpd, el 2 % de la producción mundial.
 
Si todos cumplen. Y los miembros de Opep no tienen mala fama a la hora de respetar las cuotas. De hecho, antes de la cita de Viena, todos trataron de llegar bombeando más allá de lo habitual. Para la muestra, las petroleras de Arabia Saudí e Irán estuvieron haciendo negocios con Asia y llenando sus cargueros de petróleo tan rápido como pudieran. Irán ha tratado de vender su crudo en India y ha abierto nuevos producción en nuevos campos de petróleo y gas. Los demás no se quedaron atrás.
 
Pero la necesidad de ingresos, los llevó a los “sacrificios”.  Los bajos precios han significado menores márgenes, pérdidas, cierre de pozos y  ajustes de cinturón. Arabia Saudí, arquitecta de la estrategia contra los esquitos de Estados Unidos, ha tenido que buscar la diversificación de la economía, lanzar bonos para financiarse, y privatizará el 5 % de la estatal Aramco, valorada en 2 billones de euros.   Argelia, Libia, Nigeria o Venezuela la están pasando peor. Nicolás Maduro ha tocado todas las puertas de Opep reclamando desde hace años un crudo sobre los 70 dólares para poder cuadrar sus cuentas. Que parecen incuadrables a estas alturas.
 
Colombia, que no es socio de Opep también ha pagado los platos rotos. La renta petrolera pasó de 23 billones en el 2013 a ¡¡ Cero pesos este año!!  Y así se proyecta para el que viene. En los dos últimos años la devaluación ronda 42 %, la inflación de 6,77 % en el 2015 ya va por 5,19 % en los diez primeros meses del 2016. En cuanto a crecimiento económico en el primer semestre de este año apenas fue 2,3 % superior al del mismo periodo del 2015 y para el año entrante el gobierno proyectó en el presupuesto un modesto crecimiento anual de 3,5 %.
 
En el presupuesto de 2017 por 224 billones de pesos aprobado por el Congreso 19 de octubre, el precio del crudo se proyectó en 47,5 dólares por barril. Allí se reflejan los estragos que en alguna parte ha contribuido sus bajos precios. Habrá que recortar en 10% la inversión, mientras la deuda se lleva un 24% del presupuesto total —$ 54,34 billones, un aumento de $ 7,14 billones (15,1 %) con respecto a lo presupuestado en 2016—. Porque para financiar el hueco se ha tenido que recurrir a endeudamiento interno y externo. De hecho, en reciente decreto, el Ministerio incrementó el monto de emisión de títulos TES previsto para el 2016 a 39,04 billones de pesos, desde uno previo de $31,04 billones con miras, dice, a financiar anticipadamente 8 billones de los gastos previstos para el 2017. Que además, tienen en remojo a la reforma tributaria estructural contemplando impuesto hasta para las gaseosas y un IVA de 19 % que se está debatiendo en el Congreso.
 
Precios petroleros por encima de 50 dólares serían un alivio en las dificultades. Algunos analistas se atreven a pronosticar que si se mantienen en ese nivel nos podríamos acercar a un crecimiento de 4 % en 2018 y que la reducción de los déficits de la cuenta corriente y fiscal será mayor a la proyectada por organismos de crédito multilaterales.
 
En este punto la pregunta es qué posibilidades hay que el acuerdo de Viena logre mantener precios por encima de 50. El panorama no es claro. La fuerte competencia que se avecina podría restarle influencia a un recorte que resultaría insignificante en un mercado global con una oferta desbordada. Sin olvidar que los mejores precios pueden animar a los productores de Estados Unidos a incrementar su producción. Así lo prevé Harold Hamm, el rey del fracking que ahora es asesor de política energética de Donald Trump. Aunque estima que ese aumento se demoraría unos 18 meses. Y, si revivimos la historia, la incertidumbre es mayor porque hay una idea no escrita que en el cartel hasta el más pequeño de los acuerdos puede ser violado con astutas maquinaciones.
 
Ahora, algo muy importante ha quedado cuando se corre el telón en Viena: Arabia Saudí ha bajado las lanzas en la que fue la gran batalla de su anciano exministro de petróleo Alí al Naimi por no dejarse arrebatar una parte del mercado de los productores de esquisto de estadounidenses, y que eso ha sido suficiente para impulsar el crudo en los mercados de commodities alrededor del mudo. De pronto, eso también podría ser suficiente para que con un dólar menos caro, el viaje con los niños a Disneyworld le salga un poco más barato este fin de año.
 
 
Ls2Orillas.com

FERIA MINERÍA Y CONSTRUCCIÓN

Promo Feria T(1)