updated 8:45 AM, Aug 15, 2020 America/Bogota
A+ A A-

Llega el plástico vegetal que permitirá fabricar envases que se degradarán en tan solo un año

0
0
0
s2sdefault
Botella fabricada con PEF, furanoato de polietileno. Foto: AvantiumBotella fabricada con PEF, furanoato de polietileno. Foto: AvantiumCon este nuevo plástico que está hecho a partir de azúcares vegetales en vez de combustibles fósiles se podrán fabricar envases que se degradarán en tan solo un año y con esto se podría reducir drásticamente una de las principales formas de contaminación ambiental.
 
¿El final del plástico?, se pregunta el diario británico ‘The Guardian’ sobre la drástica reducción de la contaminación medioambiental que podría generar la llegada de un nuevo tipo de plástico de degradación y  reciclaje rápidos, producido a base de distintas plantas, y que se utilizará primeramente para fabricar botellas  de bebidas y envases de alimentos.
 
Las firmas Carlsberg y Coca-Cola prevén embotellar algunas de sus cervezas y refrescos en este material de origen vegetal, y Danone será otro de los pioneros en incorporar a sus envases este material llamado PEF, para abordar en el futuro el daño ambiental causado por la contaminación plástica así como la dependencia de los combustibles fósiles, según The Guardian.
 
El proyecto, que sigue adelante a pesar del parón del coronavirus, lo impulsa la compañía de productos químicos renovables y sostenibles Avantium, de los Países Bajos.
 
Además de conseguir el respaldo de esas tres y otras multinacionales alimentarias, espera aprobar este mismo año una importante inversión en su planta de producción de bioplásticos neeerlandesa.
 
“En la producción del “plástico de la plantas” se utilizarán los azúcares extraídos de trigo, maíz y remolacha, cultivados de forma sostenible”, informa Tom van Aken, director ejecutivo de Avantium, con sede en Amsterdam. 
 
Se producen al año unos 300 millones de toneladas de plástico a partir de combustibles fósiles, los cuales suponen  una importante contribución a la crisis climática. Además, la mayor parte de ese plástico no se recicla y contribuye a contaminar los océanos con residuos que pueden tardar siglos en descomponerse por completo, según Avantium.
 
“Este nuevo plástico vegetal, lo suficientemente resistente como para botellas de este material contengan bebidas carbonatadas, tiene credenciales de sostenibilidad medioambiental muy atractivas, porque no utiliza combustibles fósiles, puede reciclarse, e incluso se degradaría en la naturaleza mucho más rápido que los plásticos normales”, según Van Aken.
 
PODRÍA LLEGAR AL SUPERMERCADO EN 2023
 
Los ensayos han probado que el PEF se descompone en un año usando un sistema de compostaje (proceso de degradación orgánica controlada) y tarda unos años más en degradarse si se mantiene en condiciones normales expuesto al ambiente y al aire libre, aunque lo ideal es reciclarlo, de acuerdo a Van Aken.
 
“El proceso de fabricación tendrá lugar en una biorefinería, donde se  dividirán los azúcares provenientes de plantas de cultivos sostenibles en una estructuras químicas más simples que, luego, se podrán reorganizar para conformar el nuevo plástico a base de plantas. Podría llegar a los estantes de los supermercados en forma de envases y botellas en 2023”, según Van Aken.
 
Apunta que al principio se producirán unas 5,000 toneladas anuales de este “plástico de plantas”, aumentando su producción a medida que lo haga la demanda, e incorporando a continuación los azúcares vegetales de desechos vegetales - también de origen sostenible- para que no afectar la cadena de suministro de alimentos.
 
“El PEF (furanoato de polietileno) es un nuevo polímero reciclable hecho de materias primas de origen vegetal y en muchos aspectos superior al PET (tereftalato de polietileno),  lo que lo convierte en un ingrediente clave de productos como botellas de plástico e indumentaria textil”, señala a  Efe Caroline van Reedt Dortland, directora de Comunicación de Avantium.
 
Esta tecnología llamada YXY, que permite procesar azúcares de remolacha azucarera, caña de azúcar, trigo y maíz, y de residuos forestales o agrícolas, se está probando con éxito en las plantas piloto de Geleen y la biorefinería de demostración de Delfzijl, según van Reedt Dortland.
 
REDUCIENDO EL CO2
 
Añade que la tecnología YXY reduce significativamente la liberación de CO2 y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento del planeta, en comparación con los procesos tradicionales para producir plástico a base de petróleo.
 
La portavoz de Avantium destaca que PEF se biodegrada en el plazo de un año en condiciones de compostaje industrial.  
 
“La biodegradación es la descomposición de la materia orgánica por la acción de microorganismos, como bacterias y hongos, para producir dióxido de carbono (CO2) y agua”, explica a Efe.
 
Los primeros resultados de las pruebas de OWS (Organic Waste Systems) muestran que el PEF se degrada mucho más rápido que el PET en condiciones de compostaje industrial (biodegradación completa en 250-400 días a 58 ° C en el suelo).
 
“En el medio ambiente natural se calcula que el PET tarda en descomponerse de 300 a 500 años. La biodegradabilidad del PEF se está investigando en Amsterdam mediante un ensayo y hemos observado que su degradación comienza ya dentro del primer año”, señala van Reedt Dortland.
 
La experta aclara que PEF no se biodegrada durante su uso normal, sino que ocurre solo cuando un producto fabricado con este plástico termina involuntariamente en el entorno natural, donde la presencia de bacterias y hongos hará que se descomponga.
 
“La rapidez de esa biodegradación dependerá de las condiciones ambientales (humedad, lluvia, calor, luz solar)", señala.
 
+ “En la producción del “plástico de plantas”  se utilizarán azúcares de trigo, maíz y remolacha, cultivados de forma sostenible”, informa Tom van Aken,  director ejecutivo de la firma de química respetuosa con el medioambiente Avantium.
 
+ “Este plástico vegetal, que es suficientemente resistente como para contener bebidas carbonatadas, es totalmente reciclable y se descompone en un año”, según van Aken.
 
 
Por Daniel Galilea EFE/Reportajes
 
VANGUARDIA.COM.MX