Menu
RSS
 

Proyectos minero energéticos esperan visto bueno de la Anla

0
0
0
s2sdefault

Trabajador Industria MESobresalen obras como Cerro Matoso y Quebradona, la tarea ‘offshore’ de Noble Energy y el aval para Hidroituango.

Una lista de 18 proyectos del sector minero energético hacen fila para su respectiva aprobación por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) para su desarrollo.

Las iniciativas, que en su mayoría son calificadas por el Gobierno como prioritarias y estratégicas, son consideradas por el mismo Ejecutivo como claves para la reactivación económica.

Del total de obras que conforman el citado listado de la Anla, y al cual tuvo acceso Portafolio, siete corresponden al sector de hidrocarburos, cinco a minería y seis a energía.

En el frente petrolero, las solicitudes de licencia ante la Anla fueron radicadas por las operadoras Maurel & Prom , ExxonMobil Exploration, Ecopetrol (con dos), Inverpetrol Limited, Noble Energy y Cenit. Por su parte, para la tarea de minería, las empresas que esperan el aval de la entidad son AngloGold Ashanti (AGA), Mineros (con dos), Drummond y Cerro Matoso.

Y finalmente, en el sector de energía, las obras con trámite ante la entidad son Túnel Auxiliar de Desviación (Hidroituango), Modificación Subestación Nueva Esperanza, Termoeléctrica El Tesorito, Nueva Subestación El Río, Modificación Línea III Porce II Sogamoso y lo relacionado con la Línea de Transmisión Virginia Nueva Esperanza.

Rodrigo Suárez, director de la Anla, ha explicado que, se han desarrollado agendas de trabajo con el Ministerio de Minas y Energía, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, la Agencia Nacional de Minería y el Servicios Geológico Colombiano para entender dónde está la gran apuesta de los sectores, y tener mayor capacidad técnica con respecto a las decisiones que se puedan tomar.

HIDROCARBUROS

De los siete proyectos hidrocarburíferos que esperan la aprobación de la Anla, tres son claves no solo para el proceso de reactivación, sino además para contribuir a aumentar las reservas de petróleo y gas natural que necesita el país.

Uno de ellos es el de la petrolera Noble Energy, que tramita su licencia para los dos bloques offshore que desarrollará en aguas del Mar Caribe. Cabe recordar que Noble Energy adquirió el 40% de participación a Shell para desarrollar la operación de los contratos de exploración y producción de los bloques COL-3 y GUA OFF 3, frente a las costas de Magdalena, y La Guajira.

“Esperamos perforar el primer pozo luego de analizar en más detalle los prospectos y de obtener las aprobaciones correspondientes del Gobierno, además construir el negocio en asociación con las comunidades”, dijo Ian Gordon, gerente de Noble Energy Colombia.

Otros dos proyectos que esperan el visto bueno de la Anla son el de la multinacional de EE. UU. Exxon Mobil para continuar con el programa de exploración bloque VMM 37 (Pozo Manatí Blanco) y el de la petrolera francesa Maurel & Prom, también para perforar dos pozos exploratorios entre los municipios de Corrales, y Tasco (Boyacá).

Finalmente, las licencias solicitadas por Ecopetrol y su filial de transporte Cenit, son modificaciones para ampliar la capacidad de operación como son el Plan de Manejo Ambiental Integral Campo Cantagallo, y la construcción de la variante de gas de cuatro pulgadas de Puente Sogamoso para la primera; y la construcción de dos tanques para almacenamiento de combustible en Cartago para la segunda.

MINERÍA

Para el sector minero, sin duda el proyecto que se roba la atención, y que se espera que en el segundo trimestre del 2021 reciba la aprobación de la Anla, es Quebradona que desarrollará la multinacional AGA.

La iniciativa para la producción industrial de cobre a gran escala en cercanías al municipio de Jericó (Antioquia), y que es calificada por el Gobierno como un Proyecto de Interés Nacional Estratégico (Pine), inició el trámite de su licenciamiento en enero pasado.

“La elaboración del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) fue fruto de un proceso riguroso que incluyó más de 14 años de estudios sobre las características sociales, económicas y ambientales de Jericó, en el que 27 consultoras expertas en geología, hidrología, ecología, entre otras especialidades participaron con análisis. Además, contó, entre noviembre de 2018 y septiembre de 2019, con un ejercicio profundo de escuchar las inquietudes de los Jericó a través de 150 de los encuentros promovidos por la compañía”, subrayó Felipe Márquez, presidente de AGA.

Otro proyecto extractivo a gran escala e industrial que debe recibir su licencia por parte de la Anla en los próximos meses es Cerro Matoso (Córdoba) que produce níquel. En diciembre de 2019, la minera presentó ante la Anla el nuevo EIA , y la administración del complejo está a la espera de la aprobación.

“En diciembre del 2018 cerramos las preconsultas, no solo con las ocho comunidades involucradas, sino además con otras siete como son las afro y las juntas de acción comunal. En enero de 2019 comenzamos las consultas, proceso que se extendió hasta septiembre. Paralelo desarrollamos el EIA”, explicó Ricrdo Gaviria, presidente de Cerro Matoso.

ENERGÍA

Para el sector de energía, el trámite ante la Anla que llama la atención es del túnel Auxiliar de Desviación en Hidroituango.

“En cuestión de días llegará a la entidad (Anla) el estudio geotécnico requerido. Esperamos que ese informe sea satisfactorio para la autoridad ambiental y que de aquí a final de año levante la suspensión, es decir que Hidroituango tendría su licencia ambiental a finales del 2020”, resaltó Álvaro Guillermo Rendón, gerente de EPM.


Fuente: Portafolio.co / Alfonso López Suárez