Menu
RSS
 

Hacia las comunidades energéticas locales con bioenergía

0
0
0
s2sdefault
Biomass Power PlantCuando se habla de comunidades energéticas locales nos vienen a la imagen placas fotovoltaicas. La eficiencia energética y también otras renovables pueden formar parte de estas comunidades que generan, suministran, comparten, distribuyen, consumen, agregan o almacenan su propia energía. Y esta puede proceder de calderas o digestores anaerobios que se alimentan con astillas o estiércol local, respectivamente. La cooperativa de generación y consumo de energía renovable Goiener forma parte de un proyecto europeo, BECoop, cuyo objetivo es crear las condiciones necesarias para el desarrollo de comunidades con bioenergía.
 
Hacia las comunidades energéticas locales con bioenergía
 
En España se está a la espera de que se transpongan dos directivas que permitirían el desarrollo íntegro de las comunidades energéticas locales. Mientras tanto, aparte de los proyectos en ciernes de desarrollo e implantación de estas comunidades, otros tantean de qué manera podrían llevarse a cabo con una participación efectiva y segura para la ciudadanía, que sería quien estaría en el centro de las mismas.
 
La cooperativa Goiener, que realiza trabajos preparatorios en varios municipios, entre ellos Hernani (Gipuzkoa) y Leitza (Navarra), para el desarrollo de comunidades energéticas locales, tiene claro que están se incluyen en una de sus máximas: “Desde que nacimos hemos querido que la energía sea algo de todas y para todas”. Ahora lo intenta desde el proyecto BECoop.
 
BECoop forma parte del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea (UE) y su objetivo es “proporcionar las condiciones necesarias y las herramientas de apoyo técnico y empresarial para potenciar el mercado subyacente de la bioenergía desplegada por comunidades de ciudadanos”. También busca que “los proyectos de bioenergía comunitaria sean más atractivos para los posibles interesados y fomentar nuevos vínculos y asociaciones entre la comunidad bioenergética internacional”.
 
Comunidades bioenergéticas en España, Grecia, Polonia e Italia
 
La participación está abierta ahora mismo a cualquier persona que conteste el cuestionario que tiene abierto BECoop sobre conocimientos e interés en general en energías renovables y bionergía y sobre el empleo de esta dentro de “comunidades bioenergéticas”. Goiener es una de las diez entidades socias de siete países que participan en el proyecto y además coordina el área piloto donde implantar una comunidad.
 
BECoop pone a prueba la aplicación del plan de apoyo a la calefacción comunitaria mediante bioenergía con cuatro casos piloto complementarios que sirvan de ejemplo y réplica en toda la UE. En uno de ellos trabajo Goiener, en una comunidad que ahora trabaja con otras fuentes de energía renovable y que plantea ampliar sus actividades a la calefacción con bioenergía.
 
Una de las tres restantes zonas piloto se centra en Grecia, con otra comunidad ya existente en torno a la producción de pélets, que plantea ampliar su cadena de suministro de biomasa y extender sus actividades a la producción de bioenergía. Las otras serían de nueva implantación completa y se ubican en Polonia y en Italia, siempre con conceptos similares de energía comunitaria con biocombustibles principales centrados en calefacción.
 
Barreras a eliminar
 
Desde el proyecto son conscientes que primero deben salvar tres barreras: falta de preparación para que las comunidades aprovechen todo el potencial del mercado de la bioenergía, falta de sensibilización de las partes interesadas sobre el potencial de las comunidades y falta de apoyo (local, regional y nacional) y condiciones políticas apropiadas.
 
Las RESCoop (nombre que da BECoop a estas comunidades) que producen calor a través de la bioenergía son escasas. BECoop quiere “eliminar las barreras, empoderando a los consumidores de energía para que tomen decisiones informadas y se conviertan en prosumidores activos que actúen como colaboradores y financiadores grupales de la transición energética, garantizando un acceso transparente, seguro y protegido a la energía comunitaria y a la justicia energética”.
 
Herramientas para eliminar las barreras
 
Consideran que las comunidades de bioenergía tienen un papel clave para un futuro sostenible, con una serie de beneficios: lucha contra el cambio climático, creación de empleo local, mitigación de la pobreza energética, seguridad del suministro energético, sistemas de energía flexibles y reducción de las tarifas de suministro, del consumo energético y de las emisiones de GEI.
 
El proyecto pone a disposición de los participantes algunas herramientas para romper las barreras, como una plataforma de intercambio de conocimientos como ventanilla única que facilite la colaboración entre regiones y sectores y una herramienta de autoevaluación del estado y el potencial de la bioenergía comunitaria con las medidas técnicas y empresariales recomendadas.
 
POR: JAVIER RICO
 
ENERGIAS-RENOVABLES.COM

FERIA MINERÍA Y CONSTRUCCIÓN

Promo Feria T(1)