Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Esto es lo que gana la Nación con cada dólar que aumentan los precios del petróleo

0
0
0
s2sdefault
Por el alza del precio del Brent, Acipet estima que pueden ingresar $2 billones más en el cuarto trimestre en el país.
Con la evolución del conflicto en Oriente Medio, el precio del petróleo Brent subió por encima de US$90 el barril y ayer cerró sobre los US$91. En ese contexto, Colombia podría tener mayores ingresos por exportaciones de este hidrocarburo, pues se podrían adicionar hasta $2,07 billones a las arcas de la Nación.
 
Y es que, según un estudio realizado en 2021 por la Dirección de Política Macroeconómica del Ministerio de Hacienda, por cada dólar que sube el barril de petróleo Brent, al Estado le entran US$130 millones. Mientras que Corficolombiana estima que el monto en el que suben los ingresos está cercano a los $350.000 millones cuando el precio del crudo aumenta un dólar.
 
Los cálculos
 
En el Marco Fiscal de Mediano Plazo, Mfmp, el Ministerio de Hacienda preveía un precio promedio del petróleo Brent de US$78,6 para 2023, pero con el aumento por encima de los US$90, hoy Colombia estaría recibiendo 15% adicional de ingresos por cada barril, según cálculos de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, Acipet.
 
Si se hace el mismo ejercicio para 2024, el ingreso adicional sería de 21% por cada barril producido, ello teniendo en cuenta que en el Mfmp el Ministerio preveía un barril de Brent a US$74,5, en promedio.
 
“Ahora, suponiendo que la exportación mensual se mantiene en 14,4 millones de barriles (Cifras Dane en agosto 2023), para este año esto equivaldría a un adicional de US$164,2 millones mensuales, y para 2024 un adicional de US$223,2 millones mensuales”, explicó Luis Guillermo Acosta, director ejecutivo de Acipet.
 
Esta proyección, cabe aclarar, solo incluye las exportaciones. “Hay que adicionar a esto regalías impuestos, etc.”, dijo el experto, quien agregó que “por lo anterior es imperativo que el Gobierno Nacional garantice la producción del sector, bajo los pilares fundamentales de certidumbre jurídica y ambiental, como también de la seguridad física de la infraestructura (campos, pozos, facilidades, entre otros) y transporte de los hidrocarburos”.
 
El presidente de la Fundación Xua Energy, Julio César Vera, explicó que “el precio es volátil y toca ir haciendo los análisis respectivos. Este precio estará muy influenciado por lo que pase a nivel global con los conflictos ruso-ucraniano y el israelí-palestino como tal”.
 
Aunque el aumento en el precio del Brent aumenta los ingresos de la Nación por el lado de las exportaciones, los expertos también señalaron que puede haber un impacto directo en el precio de los combustibles y, por lo tanto, en los subsidios a la gasolina y el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios a los Combustibles, Fepc.
 
“Son buenas y desafortunadas noticias. La buena noticia es que el país va a recibir más ingresos por las exportaciones de petróleo, recordando que el año anterior exportamos, entre petróleo y derivados, más de US$19.000 millones”, pero, por el otro lado, dijo que “igualmente se distancia el precio de los combustibles en las estaciones de servicio con respecto al precio internacional; y el Fepc empieza, entonces, a generar unos valores adicionales de subsidios que tienen que recuperarse en el corto plazo, de acuerdo con la política pública del Gobierno”, explicó Nelson Castañeda, presidente ejecutivo de Campetrol.
 
Castañeda agregó que, si los precios del barril de petróleo de referencia Brent se mantienen por encima de los US$90, es probable que se tenga que subir, aún más, el precio del galón de gasolina corriente. “Es muy probable, pero teniendo en cuenta la tasa de cambio”.
 
En cuanto al diesel, Vera indicó que “este cambio en los precios del petróleo hacia el alza también podría tener un efecto directo en los precios de los combustibles y que el Estado termine asumiendo mayores subsidios, en especial al diesel, donde el Gobierno ha anunciado que antes de febrero del próximo año no realizaría ningún ajuste, lo cual podría significar en la práctica que lo que se gane por un lado vía el precio del petróleo se termine perdiendo en gran medida por los subsidios a los combustibles”.
 
Por Carolina Salazar para LaRepública.